Una pantalla 3D de 750 pulgadas directo en tus ojos

Una pantalla 3D de 750 pulgadas directo en tus ojos

Calificación

Lo Positivo

  • Buen efecto 3D y sin ghosting
  • Las correas de soporte evitan que el peso caiga sobre el tabique de la nariz
  • Es semi inalámbrico y su batería lo hace altamente portátil
  • El transmisor inalámbrico incluye 3 entradas y una salida HDMI
  • La batería puede cargarse con cualquier cargador micro USB
  • La batería dura 3 horas de manera inalámbrica y 7 horas con conexión HDMI directa
  • Permite ver películas directamente desde un celular o dispositivo móvil
  • Extraordinaria calidad de los audífonos

Lo Negativo

  • Siempre hay una zona borrosa en la imagen
  • Su uso prolongado resulta muy incómodo
  • El soporte rápidamente te dejará una gran mancha roja en la frente
  • El desempeño del dispositivo como monitor para leer deja mucho que desear
  • Contraste exagerado e imagen oscura
  • Quitártelos después de una sesión larga de uso te dejará desorientado
  • Incómoda experiencia de uso
  • Precio de lanzamiento muy elevado

El año pasado reseñamos el personal 3D viewer de Sony. El equipo era algo incómodo y contaba con varios defectos de diseño que arruinaban la experiencia en cierta medida. En esta ocasión, la compañía decidió eliminar algunas de las deficiencias del modelo anterior e integró nuevas adiciones con el propósito de facilitar su uso. Entre ellas, destaca que el equipo es más ligero, ahora es semi inalámbrico, incluye una batería que permite hasta 3 horas de uso inalámbrico y 7 horas por medio de HDMI. En esta versión, podrás conectar 3 dispositivos HDMI en el receptor y cambiar entre ellos fácilmente. El equipo también consta de un nuevo par de audífonos, un sistema de correas para sostenerlos, conexión MHL y su imagen exterior es diferente. En sí, el equipo es superior a su antecesor y sus mejoras lo vuelven mucho más práctico y atractivo, pero en esta reseña lo trataremos como un producto aparte y omitiremos la comparación de aquí en adelante.

Diseño

El headset está fabricado, en su mayoría, de plástico negro. El frente tiene un aspecto de cromo ahumado que se ensucia fácilmente, pues registra cada una de tus huellas digitales. En la parte inferior se ubican 2 pequeños sliders cuya finalidad es ajustar las lupas según la visión del usuario. Al lado de éstas se encuentra el botón Menú y las flechas de navegación. El dispositivo cuenta con una salida universal de audífonos de 3.5 mm y un plástico que reduce cualquier fuente de luz externa, sin embargo, a pesar de que cumple el propósito medianamente bien, no es suficiente para crear una experiencia totalmente inmersiva. Además, gracias a su forma es posible usarlos con lentes de prescripción, aunque con cierta molestia.

Por otra parte, el diseño es la principal falla del dispositivo, debido a que aunque es menos pesado que el modelo anterior, no es lo suficientemente ligero. Así pues, el peso descansa en el colchón ubicado en la parte frontal, por lo que dejará una marca característica en tu frente tras un corto tiempo de uso. En general, es incómodo y es complicado portarlo durante un lapso prolongado antes de que la cabeza exija libertad. Si el equipo es usado acostado, la molestia es menor, sin embargo lo único que se logra es retrasar la incomodidad que tarde o temprano aparecerá. A pesar de esto, las correas traseras que sostienen el headset son firmes y hacen bien su trabajo: una vez que hayas encontrado el punto ideal, éstas mantendrán la posición del visor.

Video Reseña

Calidad de imagen

Las pantallas del dispositivo son de OLED y de acuerdo con la compañía, equivalen a ver una de 750 pulgadas. Desafortunadamente, Sony decidió mantenerlas con resolución 720p, por lo que es posible percibir ciertos pixeles en la imagen, sobre todo al ver una PC o videojuegos, pues se perciben con cierto grano y menos nítidos que en una pantalla Full HD. Por otra parte, las películas se ven bien, claras y de manera fluida. Es una lástima que Sony no haya implementado pantallas 1080p en este dispositivo, lo que incrementaría la calidad considerablemente.

Algo que arruinó un poco mi experiencia es que a pesar de calibrar los colores y el contraste de la imagen en los ajustes del visor, no pude reducir la dominante profundidad de los negros que da a todo un toque muy oscuro y provoca la sensación de no estar viendo la totalidad de la proyección. Al intentar arreglar esto, noté que incrementar el contraste otorgaba un tinte azulado al color negro profundo, y que el brillo sólo aplicaba a las partes luminosas de la imagen, haciendo que se vieran deslavadas, pero sin corregir la intensidad del negro. Después de pasar mucho tiempo jugando con estos ajustes, decidí resignarme, dejar la imagen predeterminada y continuar con mi experiencia.

Un par de lupas amplifica las pantallas
Un par de lupas amplifica las pantallas

Como mencioné anteriormente, el equipo cuenta con un par de sliders que sirven para ajustar las lupas y mejorar la calidad de la imagen. Desafortunadamente, éstas no se desempeñan del todo bien y siempre verás una zona borrosa, ya sea a los lados o en medio. Así que la función de las lupas se limita a mover esta zona a donde menos estorbe, según sea el caso. Esto es en especial molesto si se usa el dispositivo como monitor de computadora, pues en ciertas secciones las letras no son nítidas y es muy difícil leer con claridad. Si lo que quieres es ver películas o jugar, el efecto disminuye considerablemente, así que podrás llevar a cabo estas actividades con relativa comodidad, aunque nunca te quitarás la sensación de tener una minúscula partícula de basura en el ojo.

3D

Este es uno de los apartados en los cuales el dispositivo brilla, pues el efecto 3D es claro y no produce ghosting, puesto que cada ojo percibe una imagen diferente. A pesar de que siempre verás la zona borrosa aludida previamente, después de un tiempo la olvidarás casi por completo y estarás plenamente inmerso en lo que estás mirando o jugando. Para juzgar este tipo de tecnología, me apoyé de 2 de mis juegos favoritos para probar el efecto 3D: Metro 2033 y Sleeping Dogs, ambos para PC. En el primero, las gráficas se veían granuladas y con los pixeles reventados debido a que éstas estaban ajustadas para 720p, lo que provocó que en ciertos lugares el efecto no fuera constante, como en pequeñas grietas que dejan pasar un poco de luz.

Cada ojo ve una pantalla independiente
Cada ojo ve una pantalla independiente

Como ya se señaló, el negro que producen las pantallas es muy oscuro, y Metro 2033 es un juego que se desarrolla bajo la superficie, así que se perdió gran nivel de detalle y la experiencia no fue muy agradable. Por otra parte, Sleeping Dogs se veía impresionante y pasé varios minutos apreciando cada detalle en las vitrinas del Hong Kong virtual, viendo la textura de los coches y el efecto de la sangre volando cuando mi personaje destruía la cara de sus víctimas con los puños. El exceso de contraste no fue tan notorio en este título y mi experiencia con el dispositivo fue agradable, tanto así que cambió mi perspectiva acerca del aparato y le ayudó a escalar un par de puntos en la calificación final.

En cuanto a películas, The Hobbit se veía muy bien, aunque el aparato volvió a decepcionarme con su exceso de contraste: escenas que incluso no eran tan oscuras perdían detalle y eran difíciles de percibir. Pero una vez que lo dejé pasar, la experiencia se volvió muy interesante y estuve a punto de ver la película completa, sin embargo, la idea de la incomodidad provocada debido a portar los lentes casi 3 horas me hizo pensarlo 2 veces y decidí mejor hacer otra cosa.

Audio

La calidad de los audífonos es extraordinaria
La calidad de los audífonos es extraordinaria

Los audífonos in-ear son una pieza de audio que merecen una reseña aparte; son cómodos, cancelan muy bien el sonido externo, la reproducción de bajos de alta calidad es excelente y los agudos y medios están por arriba del promedio. Al conectarlos a un dispositivo de manera independiente, realmente resaltan, y al conectarlos al visor, el sonido es claro y los graves profundos.Definitivamente los audífonos son de lo mejor que acompaña al Personal 3D viewer y si los vendieran por separado, estaría escribiendo esta reseña usando un par.

Experiencia de uso

En este tipo de dispositivos la suma del total de sus partes es lo importante, pues cada aspecto trabaja en conjunto para brindar la experiencia en sí, y en una palabra puedo decir que ésta es incómoda. A pesar de que el efecto 3D es interesante, inmersivo y a veces hipnótico, el hecho de cargar un aparato de 320 g con un soporte en la frente que te dejará una marca roja muy distintiva arruina en gran parte la experiencia, aunado a que después de un tiempo de uso, al quitarte el visor te sentirás muy desorientado y te costará trabajo enfocar la realidad. Aparte, hay que recordar la mancha borrosa en la imagen que te acompañará durante todo tu viaje mientras usas el visor, aunque podrás moverla según tus necesidades y no la veas todo el tiempo, sabrás que ahí está en algún lado, escondiéndose.

El transmisor inalámbrico incluye 3 entradas y una salida HDMI
El transmisor inalámbrico incluye 3 entradas y una salida HDMI

El hecho de que el equipo sea semi inalámbrico es una gran ventaja, pues podrás llevar el dispositivo a donde desees y usar tu teléfono o tablet para transmitir contenido. La batería dura lo suficiente para ver una película y es fácil de guardar. El hecho de sea posible recargarla con un micro USB popular en dispositivos Android es bienvenido.

La unidad de transmisión cuenta con 3 puertos HDMI de entrada y uno de salida, de manera que podrás cambiar fácilmente qué equipo quieres ver. Desafortunadamente, modificar esto debe hacerse directamente en la unidad. Me sorprende que Sony no haya implementado una opción para llevar a cabo esto de manera inalámbrica. La conexión de dispositivos es muy fácil y no requirió ninguna configuración por mi parte. Sólo conecté el HDMI de mi laptop directamente a la unidad y de inmediato ésta comenzó a transmitir.

El hecho de que las pantallas sean 720p provoca que no sea posible apreciar en su totalidad ciertos detalles, pues en algunas ocasiones podrás ver los pixeles, sobre todo en videojuegos. Hubiera sido conveniente que la compañía agregara paneles 1080p, aunque quizá esto elevaría el costo.

Veredicto

El nuevo modelo de Personal 3D viewer cuenta con muchas mejoras en relación con su antecesor, es más ligero y cómodo, pero aún hay mucho espacio para mejorar. Sony pudo haber hecho un mejor trabajo en cuanto al diseño del dispositivo, pues resulta incómodo usarlo después de algún tiempo y no podrás esperar para quitártelo unos minutos.

Los sliders te permiten mover de lugar la ineludible zona borrosa
Los sliders te permiten mover de lugar la ineludible zona borrosa

El hecho de que sea inalámbrico, que cuente con una pila integrada y que tenga conexión MHL lo hace ideal para viajes largos debido a que podrás disfrutar de una película directamente desde tu teléfono mientras lo recargas en el proceso. Si buscas una opción de entretenimiento portátil y privado y no te preocupa tanto la calidad de imagen, o si eres un dentista que busca una manera práctica de entretener a tus pacientes, ésta podría ser una muy buena opción para ti. Si lo que quieres es alta calidad y 3D inmersivo en juegos y películas, hay opciones del mismo precio o más baratas ―como un televisor 3D― que resultan en una experiencia mucho más cómoda y nítida, en especial si se tiene en cuenta que, de acuerdo con un comunicado oficial de Sony, el precio del Personal 3D Viewer es de aproximadamente $25,890 pesos

Especificaciones

Descripción del Fabricante

Una pantalla 3D de 750" directamente en tus ojos

Especificaciones de Producto

Tipo Multimedia
Tecnología de la Pantalla OLED RGB 24bit
Tamaño de la Pantalla 750 pulgadas
Duración aproximada de la batería 3 hrs.
Conectividad

HDMI, MHL

Características adicionales

Audífonos: frecuencia de respuesta de 4-27000Hz, impedancia 16 ohm, sensibilidad 106dB/mW, salida de 200mW

Alto 18.9 cm
Ancho 14.8 cm
Peso 320 gm

Deja tu comentario

Subir