Cultura Web

¿Podrían los robots mejorar tu vida sexual?

Algunas investigaciones aseguran que esta será una actividad positiva, pero otras no tanto

Un tema algo tabú pero muy relacionado con la tecnología, es el de poder aprovecharla para el sexo. Desde hace varios años, varias compañías han dedicado su tiempo, su dinero y sus esfuerzos en crear muñecos y muñecas sexuales que puedan satisfacer las necesidades fisiológicas de los humanos. ¿Qué tan buena crees que sea esta práctica?

En general, la humanidad no parece estar en contra del uso de los robots para el sexo, sino más bien al revés. En una encuesta llevada a cabo en 2017, 1 de cada 4 hombres aceptó que tendría relaciones con un robot cuando esto fuera posible. De hecho, una gran cantidad de estadounidenses consideran que para el 2067, el sexo entre humanos y máquinas será "una práctica común". Ross Douthat, columnista de The New York Times, llevó a cabo un análisis del sexo y sus jerarquías en la actualidad; los "incels" (célibes involuntarios; hombres que quieren sexo pero creen que no pueden conseguirlo por estándares sociales predefinidos); y de cómo la tecnología podría cambiar el paradigma. Según Douthat, llegará un momento en que esta práctica sea aceptada simplemente porque la presión social nos arrastrará a ello y porque podría ayudar a que algunas personas lidien con sus emociones y sentimientos.

"Si las trabajadoras y los robots sexuales realmente pueden satisfacer estos deseos es otro asunto. Pero que eventualmente se les pida que lo hagan, al servicio de un objetivo redistributivo que por ahora todavía parece escalofriante, misógino o radical, se siente bastante inevitable".

Ante tales argumentos, todo parece indicar que sí, que los robots pueden una gran cura para la frustración y/o liberación sexual que es necearia en el mundo. Sin embargo, una investigación llevada a cabo por las profesoras Chantal Cox-George, de St George’s University Hospitals NHS Foundation Trust y Susan Bewley, del King’s College de Londres,el BMJ Sexual & Reproductive Health
mencionó que esto no es necesariamente cierto. No porque los argumentos sean falsos, sino porque aún no se han llevado a cabo los estudios suficientes como para formular una hipótesis con bases.

“Es arriesgado afirmar que el desarrollo de un mercado de robots sexuales llevará a una reducción de la violencia y de las infecciones, o que conducirá a una mayor explotación de las trabajadoras sexuales”.

De hecho, el resultado podría ser peor. La cuestión es que muchos aseguran que los robots van a solucionar nuestros problemas, pero estos a su vez podrían generar otros que no habíamos previsto.

“Todavía no se ha mostrado que las ‘necesidades’ de intimidad se vayan a satisfacer: la angustia podría empeorar. Mientras que un humano puede experimentar un deseo auténtico por un robot sexual, esa reciprocidad solo puede ser imitada de forma artificial”.

Aunque por un lado los robots pueden satisfacer las necesidades sexuales, tal vez podrían empeorar los problemas psicológicos como la depresión y la soledad si el usuario piensa que no pudo acercarse a una persona real. Otro posible escenario es el de que se cree un paradigma de "sexo siempre disponible", el cual reforzaría en sentimiento de cosificación hacia las demás personas.

El problema fundamental es que, ya que la industria sexual-robótica está apenas en pañales, no hay forma de realizar estudios sociológicos para determinar las consecuencias (ya sean positivas o negativas) que esta podría tener. Tal y como con las nuevas tecnologías, esta será una primera generación que funcionará como un "conejillo de Indias". Será hasta dentro de algunos años que la sociedad empiece a mostrar cómo se modificó a partir de esta nueva posibilidad sexual.

¿Crees que la insustria sexual-robótica sea positiva o negativa? ¡Déjanos tus comentarios!

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir