Cine y Tv

Star Trek vs Trekkies: no más películas hechas por fans

Esto podría pasarle a tu franquicia favorita

Si existe una base de fans fuerte y con tradición es la de Star Trek. Desde que la serie original fue reestrenada en los 70 —porque en su estreno realmente nadie le prestaba atención— la comunidad Trekkie ha sido pionera en las expresiones de fanatismo hacia una obra de ficción —no, los fanáticos religiosos y las pastorelas no cuentan— y fueron los primeros en organizar convenciones temáticas, escribir fanfics y crear sus propias réplicas de props, naturalmente las películas fan-made son parte importante de esta dinámica.

Las películas o cortometrajes hechos por fans existen por el enorme amor que algunas personas sienten por series, personajes o historias específicas. Toda franquicia que se respete tiene cientos de parodias, homenajes, animaciones caseras y en algunos casos los fan-films se vuelven tan populares que llaman la atención de los creadores en el mejor de los casos, o de los abogados de las compañías propietarias en el peor.

Esto le sucedió al ambicioso proyecto Star Trek: Axanar, que comenzó como un cortometraje de 20 minutos en forma de precuela no oficial de la serie original. El problema es que se describía a sí misma como la primera producción independiente y completamente profesional sobre Star Trek, un poquito arrogante quizás pero totalmente justificado pues el resultado era asombroso y contó con el apoyo de miles de fans que incluso donaron más de un millón de dólares para producir una película completa.

Obviamente, Paramount Pictures —celosos guardianes y dueños de los derechos de esta franquicia— pegaron el grito en el cielo, y mediante una demanda tiraron por la borda los sueños del equipo de producción y de todos los fans que los apoyaban —por no mencionar el tiempo y dinero que ya habían invertido en el fan-film—.

Después de este incidente y para prevenir futuros episodios similares, Paramount liberó recientemente una “guía” para todos aquellos que quieran hacer proyectos de video sobre Star Trek. Una compañía que apoya la libre creación de material de fans y para fans ¿nada mal o si?

Desgraciadamente, Paramount impone con esta guía una serie de reglas —que obvio pueden modificar en el momento en que se les dé la gana— bastante rigurosas y que lejos de invitar a los fans a expresar su amor y creatividad, ahuyentan a cualquiera con un poquito de iniciativa. Si tú eres uno de esos Trekkies con talento, tiempo y dinero de sobra, checa nada más todo lo que tienes que cumplir para que Paramount no te demande.

  • No puede durar más de 15 minutos si se trata de una historia autoconclusiva ni puede tener más de 2 partes, episodios o segmentos y la duración de ambas partes no debe exceder los 30 minutos en total. Quedan prohibidas las temporadas adicionales, secuelas o remakes.
  • El título no puede incluir el nombre “Star Trek”, sin embargo debe llevar un subtítulo con la frase “Una producción de fans de Star Trek”. Tampoco se puede usar el término “oficial” en ninguna parte del título, así como en material promocional o redes sociales del proyecto.
  • El contenido debe ser original, no se permiten reproducciones o recreaciones de episodios o clips de ningún producto de Star Trek está permitido. Si algún contenido ajeno a Star Trek es utilizado se debe tener permiso por escrito para utilizarlo.
  • Si la producción utiliza uniformes, accesorios, juguetes o props disponibles en el mercado, estos deben ser mercancía oficial y no imitaciones o productos pirata.
  • Debe estar hecha por fans, es decir que actores, productores y staff deben ser amateurs o no recibir pago por sus servicios. Ningún empleado de alguna serie o película de Star Trek o afiliados a CBS y Paramount Pictures puede participar en estas producciones.
  • Queda prohibido generar cualquier tipo de ganancia con el proyecto: fundraising limitado a $50,000 dólares, sin venta de props, sin distribución en DVD, sin generar dinero en plataformas como YouTube, sin cobrar por exhibición, etcétera.
  • El contenido debe ser adecuado para todas las edades. No debe incluir malas palabras, desnudos, obscenidades, pornografía, uso de drogas, ni debe ser sexualmente explícito, amenazante, fraudulento ni dañar la imagen de nadie.
  • Debe incluir la siguiente aclaración en los créditos y cualquier material promocional:
    Star Trek y todas las marcas relacionadas, logos y personajes son propiedad de CBS Studios. Esta producción hecha por fans no está relacionada, patrocinada o afiliada con CBS, Paramount Pictures o ninguna otra franquicia de Star Trek y es una obra sin fines de lucro. Su exhibición o distribución comercial no está permitida.”
  • Los creadores de estos trabajos tienen prohibido registrar la o las producciones como suyas bajo las leyes de derecho de autor.
  • Las producciones hechas por fans no pueden asociarse de ninguna forma con CBS o Paramount Pictures.

¿Qué ching-----s son éstas?
¿Qué ching-----s son éstas?

Si te saltaste todo ese choro —no te culpo—, el resumen es que Paramount quiere decir: mejor no hagas nada. Obviamente esto no va a detener a los fans de hueso colorado de explorar los confines del espacio en sus propias series y películas, pero sobre advertencia no hay engaño, si Paramount te atrapa, te va a demandar.

Es comprensible que las compañías dueñas de iconos culturales como Star Trek, Star Wars, Marvel y DC busquen proteger sus valiosísimas inversiones para que su imagen no sea dañada —y esto repercuta en el dineral que se embolsan año con año—, pero muchas veces no comprenden que si han ganado tanto dinero con esas franquicias es justo por nosotros, los fans.

Además, si ellos no hacen esas películas o series, ¿qué tiene de malo que las hagamos nosotros? Ah, sí… que no les engordamos los bolsillos… En fin... capitalismo, has ganado esta batalla.

Allá van mis ganas de hacer un fan-film
Allá van mis ganas de hacer un fan-film

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir