Tecnología

¿Realmente está mal que los robots nos dejen sin empleo?

Nuestro modelo social todavía no está preparado para un cambio tan radical

El futuro del empleo como lo conocemos se encuentra en jaque. Gracias a los avances en robótica e inteligencia artificial, más de la mitad de las tareas laborales que existen en la actualidad pueden ser realizadas por máquinas eficientes, incansables y limpias. El debate es el mismo que despertó hace más de un siglo la Revolución Industrial: ¿vamos a perder nuestro trabajo frente a las máquinas? Lo más probable es que sí.

¿Qué sentirás cuando veas a un robot atendiéndote en McDonald's? ¿Miedo? ¿Fastidio de que ahora es una máquina y no una persona quien te pregunta si quieres agrandar tu combo?
¿Qué sentirás cuando veas a un robot atendiéndote en McDonald's? ¿Miedo? ¿Fastidio de que ahora es una máquina y no una persona quien te pregunta si quieres agrandar tu combo?

En Estados Unidos el índice de desempleo no se ha reducido desde la Gran Recesión de 2009, sino que ha incrementado. La falta de empleo, si bien tiene que ver con muchos factores, tiene una relación directa con la automatización: muchos de esos empleos que desaparecieron fueron a causa del reemplazo de obreros por maquinaría robótica. La esperanza de que pasada la recesión se generarían nuevos empleos y que surgirían nuevos trabajos que iban a requerir de nuevas habilidades ha fracasado: al menos por ahora no está sucediendo.

Si nos tomamos en serio las palabras de Ray Kurzweil, quien cree que para 2020 una computadora casera de $1000 dólares tendrá el poder de un cerebro humano, y de Ben Goertzel, el líder de OpenCog, quien cree que la inteligencia artificial logrará competir con la humana para 2025, el futuro no parece demasiado brillante. Ambos coinciden en que la singularidad se encuentra a la vuelta de la esquina y no podemos evitarlo. ¿Cómo competiremos con máquinas capaces de pensar, quizá sentir, en un nivel humano, pero sin sus limitantes?

La creencia popular es que los robots nos darán una pasada en el trasero cuando se sientan listos para dominar el mundo
La creencia popular es que los robots nos darán una pasada en el trasero cuando se sientan listos para dominar el mundo

Vivek Wadhwa, de la Universidad de Stanford, no es tan pesimista al respecto. Wadhwa no duda que nos encontramos en el final de una era y que un evento de repercusiones enormes como la Revolución Industrial es inminente. “En una década o dos veremos que los robots y la inteligencia artificial podrán hacer casi cualquier trabajo que hace un humano. Nos dirigimos a un futuro sin empleo. Sé que suena terrorífico, pero es la realidad de nuestra tecnología.”

Contrario a los acercamientos tradicionales al tema del empleo, Wadhwa no cree que será posible entrenar a los obreros que perderán sus trabajos para reinsertarlos en la fuerza laboral que surja en el futuro, si es que surge. En lugar de eso, Wadhwa cree que el futuro del trabajo es no trabajar. “Tendremos que repensar seriamente nuestra sociedad, repensar el sistema capitalista, repensar la manera en la que vivimos como seres humanos.”

En lugar de pensar en un destino fatídico para la humanidad propiciado por las máquinas, ¿por qué no pensar en uno en el que ellas se encarguen de solucionar cada una de nuestras necesidades y carencias?
En lugar de pensar en un destino fatídico para la humanidad propiciado por las máquinas, ¿por qué no pensar en uno en el que ellas se encarguen de solucionar cada una de nuestras necesidades y carencias?

“Nos quejamos porque trabajamos 40 horas por semana pero, ¿quién dice que tenemos que trabajar esas 40 horas? ¿Por qué no trabajar 10 horas a la semana? ¿Por qué no podemos proveerle a todos un subsidio básico para vivir y cubrir sus necesidades, que el trabajo se vuelva algo que hagas cuando quieras hacerlo, si quieres hacerlo?” Por ahora, cuando los horarios laborales absorben la vida de los trabajadores sin que muchas veces se cumplan con ello siquiera las necesidades básicas de vivienda, la idea parece otra utopía más.

¿Cómo sería un mundo sin trabajo?

Pixar (con Wall-E) ya nos dio una respuesta a tan utópica pregunta
Pixar (con Wall-E) ya nos dio una respuesta a tan utópica pregunta

Utopía o realidad, nos encontramos ante la posibilidad de transformarnos como especie, de cambiar el curso de nuestra evolución y escalar otro peldaño para la civilización. Pero también nos encontramos ante la posibilidad de desencadenar un evento de extinción masiva. Wadhwa afirma que hay dos futuros posibles en cuestión: “Creo con sinceridad que hoy tenemos la opción. Nos acercamos al futuro de Star Trek que tanto hemos soñado, o al de Mad Max. Creo que vamos a comprenderlo a tiempo y podremos dirigirnos hacia Star Trek y, pese a que no tendremos trabajos como solíamos, seremos capaces de cuidar las necesidades de las billones de personas que somos ahora y encontraremos otras cosas qué hacer.”

Por ahora los robots son algo torpes para hacer tareas cotidianas (lo mecánico lo ejecutan de maravilla), pero los avances en inteligencia artificial podrían acabar pronto con ese problema
Por ahora los robots son algo torpes para hacer tareas cotidianas (lo mecánico lo ejecutan de maravilla), pero los avances en inteligencia artificial podrían acabar pronto con ese problema

¿Será posible un mundo en el que nadie tenga que trabajar excepto cuando lo desee? En este tiempo parece impensable, pero si la singularidad trae consigo inteligencia artificial superior a la humana no habrá muchas áreas de oportunidad. Una inteligencia artificial con la capacidad de aprender y evolucionar por sí misma es un escenario de pesadilla para muchos, un tema del que se ha encargado la ciencia ficción desde sus inicios. ¿Pero qué tanto de ese miedo es racional y qué tanto es producto de la idea de enfrentarse a un cambio a gran escala? Quizá ha llegado el momento de enfrentar el miedo y aceptar la automatización y la inteligencia artificial como partes fundamentales —y quizá únicas— de nuestras fuerzas de producción, de pensar más allá del trabajo y dedicarnos a nuestros aspectos más creativos.

También podría interesarte — Desempleo tecnológico: la carrera contra la automatización

Basta con hacer un pequeño ejercicio de reflexión y preguntarse: “¿qué haría hoy si no tuviera que trabajar?” Y después preguntarse: “¿qué haría hoy si no tuviera que trabajar desde hace un mes?” Y finalmente: “¿qué haría hoy si no tuviera que volver a trabajar en mi vida?” Imaginemos durante 30 segundos la respuesta. Esa ligera sensación de bienestar que sentimos cuando imaginamos las cosas que haríamos si fuéramos dueños de nuestro tiempo, eso es lo que sentiríamos todos los días a la hora de abordar el Metro para llegar al trabajo. Quizá valga la pena dejar que los robots se queden con nuestros trabajos.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir