Entretenimiento

La extraña relación entre los Óscar y el cine de superhéroes

Que haya actores de renombre en películas de Marvel y DC no es sinónimo de calidad

A cada rato salen noticias y rumores sobre qué celebridades van a participar en películas basadas en superhéroes. La más reciente especulación sugiere que la ganadora de un Óscar por su actuación en Room, Brie Larson, está en pláticas con Marvel Studios para encarnar a la protagonista de Captain Marvel, cinta escrita por Meg LeFauve y Nicole Perlman, cuyo estreno se tiene planeado para 2019. De ser cierto el rumor, la actriz pasaría a formar parte del grupo de actores ganadores y nominados de los premios Óscar que ha participado en el género de adaptaciones de cómics, y confirmaría aún más la tendencia seguida por los directivos de Marvel y DC: sumar al reparto de sus producciones actores de renombre, que cumplan el requisito de estar relacionados con la Academia.

Aunque la predilección mencionada no es nueva (recuerda las participaciones de Anthony Hopkins, Gwyneth Paltrow y Michael Douglas en el Universo cinematográfico de Marvel), en estos días hemos sido testigos de que aún sigue vigente y que no se ve en el horizonte cuándo acabará: recientemente Ben Affleck interpretó a Batman; en los próximas semanas, veremos a Will Smith y Jared Leto en sus papeles de Deadshot y el Joker, respectivamente; se dice que Michael Keaton será un villano en Spider-Man: Homecoming, y que Michael B. Jordan y Lupita Nyong'o aparecerán en Black Panther.

Como sabemos, que haya ganadores del Óscar en el cine de superhéroes no significa que las películas de esa clase serán o sean "buenas". Para que sean así, es lógico que se necesitan directores, productores y guionistas que sepan trasladar de la manera más fiel posible aquello que ocurre en las viñetas, y sobre todo, que la trama esté armada correctamente. Muchos tenían esperanza en Batman v Superman: Dawn of Justice, sus creadores tenían el reparto y la historia que muchas casas productoras quisieran tener, y ya conocemos en qué terminó; en vez de recibir halagos, el filme fue inundado por un mar de críticas negativas. La lección aprendida por esa cinta hizo que modificaran Suicide Squad. ¿Qué podemos concluir? Que no importa de qué clase de actores veamos en pantalla; para elaborar una película de superhéroes "aceptable" se requiere un trabajo de conjunto, intrincado, difícil, mas no imposible. Lo más importante es cómo se reelabora el mundo de las historietas para un medio audiovisual.

¿Zack Snyder recobrará ese "toque" que vimos en Watchmen?
¿Zack Snyder recobrará ese "toque" que vimos en Watchmen?

Entonces, ¿por qué los estudios cinematográficos se empeñan en incluir actores de prestigio si, al final de cuentas, el resultado y la recepción no son los esperados? Porque si dejan de contratar estrellas del calibre de Larson, el entusiasmo de su público decaería. Al final, las notas y rumores alrededor de los casting son publicidad, no existe una manera mejor de difundir noticias referentes al cine que poner en los encabezados "Óscar" . Además, no se pueden dar el lujo de apartarse de la tendencia, de romper el ritmo de sus producciones. Tienen que mantener un estándar. Si el equipo de Marvel o DC siguiera otro rumbo, su labor sería mal vista.

Si todas fueran como The Dark Knight...
Si todas fueran como The Dark Knight...

Lo anterior no quiere decir que el cine inspirado en personajes de cómics está condenado al desprestigio. Cabe señalar que este género cinematográfico ha sido nominado y galardonado en entregas de los Óscar: Superman (1978), Batman (1989), Spider-Man 2 (2004), The Dark Knight (2008), entre otras, fueron premiadas por sus méritos, en categorías "menores". Y esto no debe causar conflicto. Aunque nuestro deber como público es exigir productos de calidad y nos gustaría ver que más películas de este tipo recibieran más estatuillas de mejor categoría, hay que entender que, a veces, las historias de superhéroes son repetitivas y no reúnen aquellas características reconocidas que se llevan los mayores condecoraciones de la Academia. En mi opinión, este hecho es nato de las películas de superhéroes: se deja a un lado aspectos como una trama complicada, el drama de la actuaciones, y en su lugar se enfocan en ofrecernos una historia llena de acción, explosiones, que gira en torno a la espectacularidad, donde la lucha entre la justicia y el crimen son los protagonistas, así son los comics (aclaro, hay excepciones). No es culpa de los actores, ni de los directores. Debemos ser conscientes de que se trata de cine comercial, se produce por montones, y que sus participantes siguen los lineamientos del género de superhérores, no pueden salirse de los límites del modelo. La teatralidad de las interpretaciones es eclipsada por otros elementos, por ejemplo, efectos visuales, edición de sonido, vestuario, diseño de producción, etc. Y eso no es malo, al contrario, es señal de que también esta especie tiene algo que aportar.

El cine de superhéroes continuará manteniendo una relación estrecha y extraña con los Óscar. Lo interesante será observar qué tanto aumenta o decae la calidad del género cinematográfico con el paso de los años. Si todo marcha a la perfección, es obvio que el jurado de la Academia cambiará de perspectiva y empezará a reconocer, aún más, que las adaptaciones de cómics pueden estar a la par de aquello que, a su juicio, es "arte".

¿Y tú qué opinas de este asunto, crees que, para triunfar, es necesario incluir actores de renombre en las películas de superhéroes o que su inclusión sólo es un plus?

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir