Guías

Guía para armar tu PC: ¿Qué es una tarjeta de vídeo y en qué casos debo comprar una?

Este elemento sirve para trabajar aspectos gráficos de alta demanda

Ya estamos de regreso con nuestras guías sobre cómo armar una PC. Esta vez, el componente seleccionado es extraño: si bien una computadora puede llegar a funcionar sin un tarjeta gráfica dedicada debido a que muchas tarjetas madre tienen una integrada, la realidad es que es un componente esencial si quieres exigir a tu equipo para trabajar o jugar.

¿Qué es una tarjeta de video?

Las tarjetas de vídeo son un complemento y a veces una necesidad para las computadoras. Este elemento se necesita para realizar complejos procedimientos a nivel visual que el CPU no podría realizar a la misma velocidad que un procesador gráfico. El dispositivo también se conoce como GPU (aunque el nombre generaliza el contenido de esta placa) y se dedica a la computación de material gráfico de manera no secuencial, siendo esa es la principal diferencia entre este dispositivo y el CPU. Para muchas tareas es necesaria la colaboración de ambos elementos, sobre todo para aquellos programas que requieren de un desempeño sobresaliente en el aspecto visual, tareas como jugar videojuegos, renderización de vídeos y renderizado de modelos o animación 3D.

Las tarjetas de vídeo son placas que tienen distintos componentes a tomar en cuenta para la elección de la misma. El dispositivo está integrado por: la unidad de procesamiento gráfico (GPU), memorias VRAM, Frecuencia de reloj, Puertos de salida y el suministro de energía (VRM) que alimentará a todos los componentes del componente.

¿Cómo funciona cada uno de estos componentes?

GPU

La GPU es el elemento principal de la tarjeta gráfica, es un procesador dedicado que contiene miles núcleos que trabajan de forma no secuencial para desplegar las imágenes en el monitor. Dependiendo de la arquitectura de la compañía que desarrolla estos chips, AMD o Nvidia, será la forma en la que el aspecto gráfico de la PC será tratado.

En AMD los núcleos que realizan los cálculos para el aspecto gráfico se llaman Stream Processors (Procesadores de flujos) y en Nvidia se llaman Núcleos CUDA (CUDA Cores). La forma en la que trabaja la arquitectura tendrá variaciones en su funcionamiento en el software que se use. En los videojuegos, no hay cambios drásticos en el desempeño, sin embargo, en programas para profesionales sí dependerá mucho de la arquitectura de la GPU para su funcionamiento.

VRAM

Memoria gráfica de acceso aleatorio (Video Random Access Memory, por sus siglas en inglés). Esta clase de memoria es bastante similar a las RAM ensamblada en la placa base, son chips de memorias que almacenan y transportan información como texturas y otros elementos que serán procesados por la GPU. La capacidad que tendrá la tarjeta de vídeo y su arquitectura (GDDR 5, 5X, 6 o 6x) dependerá de las capacidades del chipset. Estas memorias son mucho más rápidas que las principales en el sistema y estarán dedicadas a ayudar al procesador gráfico a ejecutar tareas a nivel visual lo más rápido y eficiente posible.

VRM

El VRM es esencial para el funcionamiento de las tarjetas de vídeo, pues es el encargado de suministrar energía a este sistema. Alimenta principalmente a la GPU y a las VRAM. Dependiendo de la cantidad de energía que soliciten estos elementos, se va a necesitar una fuente de poder eficiente, por ello es necesario ver la cantidad de wattaje mínimo que solicita el dispositivo para saber si la fuente de poder que tiene la PC es suficiente y distribuye bien la electricidad para todos los elementos de la PC.

Puertos de salida

El puerto de salida es por donde saldrá la señal de vídeo hacia el monitor. Estas interfaces en la tarjeta de vídeo dependen de la gama de la misma. Generalmente incluyen los siguientes puertos: HDMI, DisplayPort, DVI y DVI Dual. Los puertos DVI tienen mucho tiempo en el mercado y cada vez se ven menos y si bien la gama baja de GPUs lo puede incluir, en las más altas gamas sólo se suelen encontrar salidas HDMI y DisplayPort de última generación.

¿Cómo seleccionar una tarjeta de vídeo?

Existen múltiples variables a tener en cuenta para la selección de este componente. Las principales son:

¿Para que se va a usar la tarjeta de video?

Algunos procesadores no tienen un chip gráfico integrado, por ello es necesario comprar una tarjeta de vídeo que pueda desplegar la información en pantalla. Otra consideración es para desplegar videojuegos, pues para estos productos es necesario tener mucho poder de procesamiento gráfico para jugar mejor. Por último está el ambiente profesional, donde se puede usar GPUs dedicadas para gaming o será necesario comprar una especializada para la labor que se ejecutará.

¿Qué capacidad debe de tener?

Esta capacidad dependerá de la cantidad de VRAM que tenga la tarjeta de vídeo. Las resoluciones más populares de los monitores necesitarán distintas capacidades de memoria para desplegar óptimamente videojuegos u otros productos audiovisuales. Para 1080p se necesita al menos 4GB de VRAM, para 1440p se necesita al menos de 6 u 8 GB de VRAM y para 4k se necesita de más de 8GB. Estas cantidades son teóricas y realmente dependerá de las capacidades de la GPU y otras optimizaciones de software saber el funcionamiento de la tarjeta de vídeo.

¿Cuánta energía consume?

Este es un rubro importante, pues a veces no se toma en cuenta cuánta energía necesita una tarjeta de vídeo para que su funcionamiento sea correcto. Se debe de revisar que la fuente de poder pueda suministrar el wattaje, al menos el mínimo, para que el sistema funcione. En un próximo artículo hablaremos sobre la fuente de poder y los factores a tener en cuenta.

¿Qué cantidad de calor emite?

Todos los elementos de la computadora emiten calor en mayor o menor medida y al igual que el procesador es necesario que la tarjeta de vídeo tenga una disipación eficiente para que el sistema no se queme o sufra de limitaciones por superar la temperatura máxima. Lamentablemente las temperaturas de las GPU sólo se pueden ver en las pruebas que hacen los medios especializados, por ello se exhorta a que el usuario vea las reseñas del componente que se quiere comprar.

Tarjetas de vídeo a tener en cuenta según tus necesidades

En esta sección se darán recomendaciones de acuerdo con las necesidades de los usuarios:

Sólo para proyectar vídeo

Estas tarjetas de vídeo se usan para sistemas en el cual el procesador usado no cuenta con chip gráfico y sólo se necesita proyectar imágenes en el monitor. No son para jugar videojuegos, y aunque algunas pueden, la experiencia será limitada.

• GT 710
• GTX 750 Ti
• GT1030
• GTX 1050

Para videojuegos

Estas tarjetas de vídeo son las más populares, por lo que en esta guía se dividirán las opciones dependiendo de la resolución a las que se jugarán los juegos. La lista irá en orden ascendente: de gama baja a la gama alta. También se considera que estas GPU desplegarán al menos 60 cuadros en casi cualquier juego, aunque en algunos casos dependerá de la optimización del título mismo.

Óptimas para 1080p

• GTX 1650
• GTX 1650 Ti
• Radeon RX 580
• GTX 1660
• GTX 1660 SUPER
• GTX 1660Ti
• Radeon RX 590
• Radeon RX 5700X
• RTX 2060
• RTX 2060 SUPER

Óptimas para 1440p

• RTX 2060 SUPER
• Radeon RX 5700 X
• RTX 2070
• Radeon 5700 XT
• RTX 2070 SUPER
• Radeon RX 6700
• Radeon RX 6700 XT
• RTX 3060
• RTX 3060 Ti
• RTX 2080

Óptimas para 4K

• RTX 2080
• RTX 2080 SUPER
• RTX 2080 Ti
• Radeon RX 6800
• Radeon RX 6800 XT
• RTX 3070
• Radeon RX 6900 XT
• RTX 3080
• RTX 3090

Para trabajos profesionales

En este rubro dependerá mucho de las necesidades del usuario para que escoja su tarjeta de vídeo. Para trabajos de producción audiovisual se recomienda el uso de tarjetas de vídeo con al menos 4 GB de VRAM de la marca Nvidia. Sin embargo, con labores más específicas como: modelado, arquitectura o animación 3D, es necesario que la GPU realice labores más especializadas y se deja de lado las opciones comerciales para los jugadores. En ese caso se opta por la serie Quadro en Nvidia y Firepro del lado de AMD.

Para los productores audiovisuales se recomienda empezar a trabajar con una RTX 2060 para poder hacer edición de fotografía, vídeo y algunas labores de animación 2D. Dependiendo de las necesidades, se puede aumentar el presupuesto para adquirir una tarjeta de vídeo con más poder.

Para aquellos que se dedican al modelaje y animación 3D se recomienda partir desde una RTX 3090 o una Radeon RX 6900 XT. Si se solicita más poder, las series Quadro o FirePro serán óptimas para ejecutar el renderizado en casi cualquier programa dedicado a estas labores, sin embargo, es preferible estar informado sobre los requisitos que tiene el software para comprar la tarjeta de vídeo. Además, todo el equipo debe de tener componentes de gama alta para que los programas no sufran.

Para programas de diseño como AutoCad es preferible tener una tarjeta de vídeo de la serie Quadro o FirePro y es necesario que el usuario se ponga en contacto con el servicio al cliente de la compañía de software o lea sobre los requerimientos óptimos para que su sistema trabaje de la mejor forma posible. Al igual que la recomendación anterior, es necesario que el resto de componentes estén a la par de las necesidades del software.

Esperamos que con esta guía, sumada a las anteriores, tu computadora se empiece a conformar poco a poco.

¿Qué tarjeta de vídeo vas a comprar?

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir