Gracias MacBook Air, ya no te necesitamos

Una de las ultrabooks más sorprendentes de la historia acaba de volverse obsoleta

El legado de la MacBook Air nunca morirá, pero la poderosa identidad que mantuvo durante años acaba de ser aniquilada por sus propios creadores y, más trágico aún, para dar paso a un heredero que —en opinión de algunas personas— no es digno. Y es que incluso si Apple no lo dijo, queda claro que la nueva MacBook es la sucesora de la MacBook Air, pues no sólo es más delgada y ligera, también se quedó con todas las innovaciones. Mientras tanto, la Air sigue relegada en el botadero de las actualizaciones irrelevantes, sin pantalla Retina.

Ese rezago es lamentable, ya que cuando Steve Jobs sacó la MacBook Air de un sobre manila en la MacWorld de 2008, nos dejó a todos con la boca abierta, además de que dio el primer paso para una reinvención de la PC. En aquél entonces no existía el concepto de ultrabook, así que el hecho de que fuera posible tener una laptop tan delgada y poderosa causó sensación, sin olvidar que, a la fecha, la MacBook Air aún es un importante referente para la industria. Claro, la historia del iPod fue muy similar y hoy, a pesar de su tremenda influencia en la transición de la música al universo digital, está muerto.

Al final, es parte de la constante evolución tecnológica.

En el caso de la MacBook Air, el destino fatídico ya está escrito. De momento hay suficientes distinciones entre ambos modelos para que coexistan sin problemas y que conserven su relevancia; sin embargo, con el tiempo esas diferencias tendrían que desaparecer. Las próximas MacBook Air se harían más delgadas y ligeras, podrían recibir finalmente Retina Display y hasta estarían equipadas con un trackpad Force Touch, mientras tanto, la nueva MacBook obtendrá más poder, su batería seguirá creciendo y, probablemente, tendrá más que un solo puerto USB Type-C.

Apple no necesita 2 ultrabooks con características tan parecidas, en especial si ambas están dirigidas para el mismo tipo de audiencia

Eventualmente se parecerán demasiado, así que no tiene sentido conservar ambas, dado que llevaría a una confusión de características y cualidades desde la perspectiva de los consumidores. Apple acostumbra desechar el exceso de productos con la intención de hacer las cosas fáciles para la gente, de ahí que sólo tiene 2 modelos de iPhone, 2 de iPad y hasta hace un semana, 2 de MacBook. La simplificación sucedió con el paso de la PowerBook a la MacBook, y volverá a ocurrir con la nueva dirección de las MacBook. Es fácil imaginar un futuro en el que la nueva MacBook se quede como la alternativa para usuarios poco exigentes —que no necesitan mucho poder y a cambio demandan portabilidad— y que la MacBook Pro favorezca únicamente a los profesionales. Frente a dicho escenario, no haría falta una solución intermedia.

Por si fuera poco, el precio de la nueva MacBook ya no será tan ilógico con la segunda generación. De hecho, en este momento es muy entendible: por $1299 USD recibirás una pantalla mucho más sofisticada y otras novedosas tecnologías, el puerto USB que se convertirá en universal, un tamaño muy compacto y portátil, más RAM e incluso el mismo tipo de almacenamiento de la MacBook Air de 13” (la cual, por cierto, cuesta casi lo mismo).

Numerosos fans de Apple se lamentan porque el concepto de la nueva MacBook carece —supuestamente— de significado, cuando en realidad es lo opuesto. La MacBook Air, en su condición actual, es la que ya no cabe en la estrategia de Apple y aunque nunca perderá el prestigio de haber sido una de las laptops más sorprendentes de la historia, dejó de ser necesaria. Pero no hace falta entristecerse, el futuro de las MacBook luce aún más prometedor y los próximos años serán muy emocionantes.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir