Pronto viviremos en una realidad holográfica

La ciencia ficción se convertirá en realidad más rápido de lo esperado

Nunca olvidaré esta semana. Primero, el lunes la noticia de las patentes de Magic Leap nos pusieron a soñar con una realidad alterna donde los hologramas estarían presentes en todas partes para entretenernos, educarnos e informarnos. Luego, el miércoles, mientras seguíamos fantaseando y pensando en el potencial de esa tecnología, Microsoft nos voló la tapa de los sesos con una demostración en vivo y en tiempo real de sus HoloLens, unos lentes que hacen justo lo que las patentes de Magic Leap prometían: proyectar imágenes holográficas sobre nuestra realidad para que interactuemos con ellas, de manera similar a lo que vimos hace algunos años en la película Minority Report.

Honestamente, cuando sintonicé el streaming de la presentación de Windows 10, lo que menos me esperaba era ver este tipo de tecnología futurista en acción, fue realmente impresionante. Claro que el demo de Holo Studio, un programa tipo Paint en tercera dimensión, es sólo una pequeña muestra de cómo podremos interactuar con esta tecnología en un futuro no muy lejano. De hecho, para darnos una idea más clara de cómo serán nuestras vidas cuando la realidad aumentada esté en todas partes, Microsoft mostró un video que lo ilustra perfectamente bien (sin duda, una de mis partes favoritas es la de Minecraft).

¿Por qué estoy tan emocionado? Porque igual que la realidad virtual, esta tecnología no sólo servirá para entretenernos, también ayudará a lograr increíbles avances en la medicina, el diseño industrial, la comunicación, la educación y muchos otros aspectos de la vida del ser humano.

Por ejemplo, imagina que mientras un cirujano está en una operación a corazón abierto, ve frente a él una imagen en 3D del corazón del paciente e identifica claramente dónde se encuentra el problema; o lo útil y sorprendente que será poder diseñar un objeto en tercera dimensión con tus manos e imprimirlo después.

Todo esto se escucha muy bien, pero ¿se trata de brujería o cómo funcionan los HoloLens de Microsoft? La tecnología de estos lentes está basada en el principio del campo de luz que dice que la luz, más allá de ser lo que nos permite ver, se puede interpretar como un campo, similar a los campos magnéticos. Eso quiere decir que la luz se puede manipular para crear imágenes que nuestros ojos sean capaces de percibir, y que nuestro cerebro interprete como algo real. Las imágenes de HoloLens se crean a partir de partículas de luz que rebotan millones de veces dentro del "procesador de luz" del visor. Después, estos fotones salen disparados hacia las diferentes capas de color azul, verde y rojo dentro de los lentes antes de llegar a la parte trasera del ojo, lo que provoca que veamos algo que en realidad no está ahí, es decir, un holograma. Esa es la magia de la ingeniería detrás de la realidad aumentada de Microsoft.

Si estás pensando: "Ok, gracias por la explicación, ahora denme 5 de estos lentes por favor.", lamento decirte que aún no es posible. Como dice Alex Kipman, creador de Kinect y HoloLens, éste no será un producto que podremos pedir a Santa Claus la próxima Navidad. Al tratarse de un proyecto mucho más robusto con una interfaz completamente nueva, aún quedan muchos detalles por afinar para que los consumidores puedan disfrutar todas las bondades que Microsoft tiene planeadas para nosotros. Antes de poder vivir en una realidad como la del video promocional, es necesario que los controles de gestos y de voz fallen lo menos posible.

Actualmente, Siri, Cortana y Google están al pendiente de nuestras preguntas y comandos de voz, pero ¿quién no se ha desesperado cuando uno de estos asistentes virtuales no entiende lo que queremos decir? Eso no puede suceder con HoloLens, porque aunque se vea increíble, si los consumidores no somos capaces de controlar esa nueva realidad holográfica fácilmente, sin duda lo botaremos a los 5 minutos.

De cualquier manera, nos encontramos a un paso de entrar en un futuro donde nuestra realidad ya no estará determinada solamente por la materia y lo que se encuentra a nuestro alrededor. En pocos años el ciberespacio y el software se mudarán de las pantallas de nuestras computadoras y dispositivos móviles a un entorno virtual frente a nuestros ojos. Quién sabe... tal vez en algún momento dejen de existir los televisores, los teléfonos y todo tipo de hardware porque todo se convertirá en hologramas flotantes que nos seguirán a todos lados. ¿Fascinante o escalofriante? Ya lo veremos.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir