El peligro detrás de la nueva estrategia comercial de Microsoft

Satya Nadella enfoca su esfuerzo en productividad y deja de lado el aspecto personal

Recientemente, Microsoft comenzó lo que podría ser la restructuración más importante de su historia. La carta que Satya Nadella, su nuevo director ejecutivo, dirigió a los empleados, señala que el enfoque de la compañía estará en la productividad y los negocios, una estrategia que (en gran medida) colocó a Microsoft como el rey de la informática .

En la actualidad, Windows Server tiene una presencia de 75% en el mercado de los servidores x86 del sector empresarial, mientras que el dominio del sistema operativo Windows es aplastante en el área de las computadoras de escritorio con 91.68% de adopción. Estas estadísticas evidencian la razón de la estrategia de la compañía, pero ¿será realmente efectiva en una era en la que los dispositivos móviles hacen cada vez más difusa la línea entre productividad y vida personal?

Windows es la plataforma favorita de los departamentos de informática en las empresas, debido a que es funcional, confiable, tiene una enorme cantidad de opciones que se adaptan a muchas necesidades y todos la conocen. En este mercado, la misión de Microsoft ha resultado inteligente y sobre todo, rentable; sin embargo, hay una pequeña situación a considerar: un creciente número de empleados (directivos incluidos) adoptó dispositivos de Apple para sus actividades personales y empresariales y a pesar de los reclamos, las negativas y el rechazo de los departamentos de informática, la única opción fue adaptarse al cambio e implementar sistemas compatibles con iOS y OS X, una tendencia que parece ir en ascenso. De acuerdo con un estudio de la empresa JamfSoftware, hasta 91% de los negocios en Estados Unidos cuentan con sistemas que hacen posible el soporte para equipos con iOS mientras que 60% son compatibles con Mac.

A pesar de la adopción masiva de dispositivos Apple, esta representa un riesgo menor para Microsoft en cuanto al mercado de informática empresarial se refiere, pues tiene una vasta experiencia y dominio en este rubro y es poco probable que a Apple le interese pelear esa batalla, pues la empresa apela a la naturaleza humana de sus usuarios, no sólo a sus necesidades laborales.

La estrategia de Apple puede resumirse en una breve historia que cuenta Pat Gelsinger, director general de VMware: “Fui con [el antiguo director general de Intel, Paul] Otellini a una junta con Jobs y sus tenientes. Entramos en la junta y dijimos, ‘Steve, vamos a trabajar juntos para mejorar tus Mac para el consumidor empresarial.’ Jobs nos volteó a ver y dijo ‘¿Por qué haría algo para ese orificio llamado director de tecnología? Voy a crear dispositivos que sean irresistibles para los consumidores y los directores de tecnología tendrán que lidiar con eso.”

Microsoft continúa tratando de impulsar su línea de dispositivos móviles para mantener relevancia en ese espacio, pero al parecer, no reconoce lo que dio a Apple una ventaja competitiva en un mercado que desconocía. Hasta el momento, todo parece indicar que Microsoft está centrado en incrementar sus ganancias siguiendo su estrategia empresarial en el mundo del consumidor, un mercado mucho más impulsivo e irracional.

Office para iOS. Un poco tarde
Office para iOS. Un poco tarde

En una entrevista para el sitio The Verge, Nadella demostró su poco interés en satisfacer las necesidades de los usuarios comunes en el mercado actual, pues respecto a su estrategia con los móviles, comentó: “[Se está] definiendo el mercado como ‘ya está hecho, Apple y Google vencieron porque ganaron el lado del consumidor.’ Yo voy a cuestionar eso. Voy a decir ‘No, cualquier consumidor pensante deberá considerar a Microsoft pues adivina qué, no eres sólo un consumidor. También vas a trabajar, también vas a ser productivo y podemos hacer un mejor trabajo en ese aspecto.’ Eso es a lo que apelo.” La contradicción “consumidor pensante” parece indicar que Nadella ignora (o decide ignorar) por completo la naturaleza irracional del comprador promedio y su falta de interés en la productividad. Tan poca importancia tiene el factor desempeño laboral en la mente del usuario común, que Microsoft lanzó Office para iOS a mediados de junio de 2013, muchos años después del éxito rotundo de iPhone.

Seamos honestos, cuándo fue la última vez que acudiste a una tienda y dijiste: “Disculpe, soy un empleado y estoy buscando un celular que me permita incrementar mi productividad. Estoy interesado en un equipo que ayude a mi desempeño laboral y que, de preferencia, tenga Word, Excel, PowerPoint y otro software práctico de ofimática.”

Los consumidores (que no somos directores generales de una empresa transnacional) no buscamos dispositivos para incrementar nuestra productividad laboral, sino herramientas que complementen nuestra vida, que nos distraigan y diviertan, nos comuniquen con nuestros seres queridos y nos ayuden a compartir diferentes aspectos de nuestro día a día en forma de fotografías, mensajes, audio, música y video. Nuestra prioridad principal no es que el equipo resulte útil en nuestro trabajo.

En el pasado reciente, hubo una compañía que siguió una estrategia con el mismo enfoque de productividad y trabajo, esta empresa se llama BlackBerry y actualmente está al borde de la desaparición. Ahora, su estrategia comercial se basa en BBM, un software de mensajería diseñado para facilitar la comunicación personal de sus consumidores. Sí, comunicación personal, no mensajería de negocios, ni intercambio de información mercantil.

Al parecer, Microsoft falla al distinguir al consumidor promedio y del cliente empresarial y aunque Nadella asegure que piensa en cada persona como en un usuario-dual, es claro que su prioridad es generar una plataforma centrada en el ambiente laboral.

Por supuesto, existe un mercado muy importante en el ámbito del software y el hardware enfocado en la productividad, pero intentar dirigir estos productos al consumidor promedio sólo generará indiferencia y sentimientos de aburrimiento, apatía y tedio., pues para la mayoría de las personas una oficina no es un lugar muy emocionante.

Una clara muestra de la falla en la estrategia comercial de Microsoft es la línea Surface, una división que algunos llaman el próximo Zune y que ha perdido aproximadamente $1700 MDD desde su debut. Realmente Microsoft nunca se ha distinguido por sus éxitos comerciales en el área de hardware, pues su único acierto ha sido Xbox, una consola diseñada y comercializada con fines de entretenimiento, no de productividad.

En el pasado, Microsoft no reconoció el cambio en el mercado de la computación, cuando el mundo empezaba a adoptar la tecnología móvil mientras que la compañía insistía en mantenernos pegados a nuestras computadoras y laptops. Ahora, la empresa intenta vender plataformas de productividad cuando la tendencia son las experiencias individuales.

Por supuesto, Microsoft no puede simplemente seguir los pasos de Apple, debe agregar a sus productos un toque de distinción; por otro lado, sería muy útil si reconociera los aciertos de la competencia y actuara acorde a la época actual.

A pesar de todo esto, Microsoft tiene una oportunidad dorada en las manos: puede sorprendernos con plataformas unificadas —para PC, móvil, Xbox y la nube— e individuales al mismo tiempo, capaces de interactuar por medio de una interfaz básica, fácil de usar. Crear sistemas operativos diseñados a partir de las necesidades de usuarios específicos, por ejemplo una versión de Windows para el consumidor promedio que no requiere componentes avanzados del tipo de Active Directory, IIS, Domain Services y Kerberos, pero que permita descargarlos a quien pague una cuota única.

La compañía debe aprovechar el nuevo enfoque en la nube de Nadella, pues éste podría ser el diferenciador entre los productos de Microsoft y los de la competencia, ya que esa tecnología tiene la posibilidad de permitir a sus usuarios asignar poder de procesamiento específico de acuerdo con diferentes tareas, así como acceder a su información mediante una plataforma unificada.

Lo cierto es que Microsoft está en una transición importante, una que busca regresar a sus raíces de productividad y desempeño, pero que al mismo tiempo plantea un rumbo diferente por medio del uso de los móviles y la nube. Este camino está lleno de dificultades y retos, pero Nadella está dispuesto a seguirlo.

Deja tu comentario

Nuevo

  • Nuevo

  • Trending

  • Lo Mejor

Subir